Act 96

Act 96

Please update your Flash Player to view content.
  • Español (spanish formal Internacional)
  • English (United Kingdom)
Alcaloides alucinógenos inhalados en Sudamérica y el norte de Chile

Las pricipales fuentes de sustancias alucinógenas para inhalación en Sudamérica identificadas hasta la fecha son los árboles Anadenanthera spp. (Fabaceae, triptaminas) y Virola spp. (Myristicaceae, triptaminas), la liana Banisteriopsis spp. (Malpighiaceae, β-carbolinas), el arbusto Psychotria spp. (Rubiaceae, triptaminas) y el cactus Lophophora sp. (Cactaceae, feniletilaminas) (Torres et al., 1991). Ninguna de estas fuentes son nativas del norte de Chile. 

 

El consumo de alcaloides, ya sea por masticación o inhalación, se acumula en el pelo de los consumidores (Srogi, 2006). El análisis químico del cabello en momias evidencia el consumo de cocaína (Cartmell et al., 1994; distintos periodos culturales desde 7000 AC hasta 1500 DC, 254 individuos analizados de los cuales 114 resultaron consumidores) mientras que estudios recientes sugieren que el consumo de β-carbolinas (Ogalde et al., 2009; Arica, Periodo Medio; 32 individuos estudiados de los cuales 2 resultaron consumidores). Estudios de muestras de material para inhalación asociadas a momias de San Pedro de Atacama mostraron la presencia de dimetiltriptaminas (Torres et al., 1991; Periodo Medio, 780 AD; las 2 muestras analizadas mostraron la presencia de dimetiltriptaminas). Por otra parte, dos estudios arrojaron resultados negativos al respecto: un análisis de cabello puso de manifiesto la ausencia de alcaloides opiáceos y derivados del tropano (Báez et al., 2000; Topater y Chiu-Chiu, Período Formativo; 100 AC - 140 DC; 19 individuos analizados, ninguno de los cuales mostró evidencias de consumo) y una parafernalia de inhalación mostró la ausencia de alcaloides en general (Núñez, 1968; Patillos-I, Período Intermedio Tardío, 700 - 1450 DC, 3 muestras, en ninguna de los cuales quedó en evidencia la presencia de alcaloides). Es así como el número de momias estudiadas hasta el momento es bastante bajo, el número de análisis de parafernalia inhalatoria muy limitado, el muestreo no ha considerado todos los principales períodos culturales y sitios arqueológicos, y los análisis realizados podrían haber pasado por alto la presencia de alcaloides distintos de los opiáceos, dimetiltriptaminas y β-carbolinas, en particular aquellos que puedan provenir de plantas locales. Además, se dispone de escasa evidencia de consumo de drogas psicoactivas en el centro de Chile durante la época prehispánica donde el tabaco silvestre (Nicotiana spp., Solanaceae) ha sido citado como una fuente probable de las sustancias psicotrópicas utilizadas por las poblaciones de esa zona (Niemeyer et al., 1989). 

Los alcaloides se encuentran entre los más diversos y ubicuos grupos de metabolitos secundarios de las plantas (Southon y Buckingham, 1989). Mientras que algunos alcaloides ocurren exclusivamente en una familia botánica (por ejemplo, la atropina en Solanaceae), un género de plantas (por ejemplo, la pilocarpina en el género Pilocarpus - Rutaceae) o incluso en una especie en particular (por ejemplo, la morfina de Papaver somniferum - Papaveraceae), la mayoría de los alcaloides muestran una distribución amplia y están presentes incluso en plantas poco relacionadas entre sí. Por ejemplo, los alcaloides triptamínicos alucinógenos utilizados inhalados en América del Sur se han encontrado en plantas en órdenes filogenéticamente distantes: Anadenanthera spp. (Fabaceae, orden Fabales) y Virola spp. (Myristicaceae, orden Magnoliales). Una evaluación general de alcaloides presentes en la flora de América indica que plantas de al menos 200 géneros de 20 familias son fuentes potenciales de alucinógenos americanos (Schultes y Hofmann, 1980). A pesar de esta predicción y la singularidad de la flora chilena asociada a su insularidad dada por el Océano Pacífico, el desierto del norte y la cordillera de los Andes, la flora de Chile no ha sido suficientemente explorada para la presencia de alcaloides. La tabla 1 enumera los artículos más recientes de investigadores chilenos que describen el aislamiento de nuevos alcaloides en diferentes familias de la flora nativa de Chile (en negrita los géneros que se sabe que contienen alcaloides psicoactivos). Cabe destacar dos hechos: i) los estudios han sido más bien escasos en relación con la diversidad de la flora de Chile; de hecho, de las 192 familias, 1032 géneros y 5215 especies que existen en Chile (Marticorena y Quezada, 1985), sólo 18, 29 y aproximadamente 67, respectivamente, han sido analizadas buscando alcaloides, y ii) la mayoría de los informes han sido publicados hace más de 10 años, sugiriendo que el interés por el aislamiento de nuevos alcaloides entre los investigadores chilenos parece estar desapareciendo. Como se mencionó anteriormente, no es improbable que en una determinada fase de desarrollo, los pueblos de San Pedro de Atacama exploraron la flora local como fuente de materiales necesarios para las prácticas de inhalación. De hecho, Torres y Repke (2006), los expertos mundiales en la utilización de Anadenanthera (una importante fuente de alcaloides alucinógenos) en América del Sur, concluyen que "la existencia de diversas recetas de tabaco en polvo debe ser considerada, no todas dependientes de la presencia de A. colubrina. Elementos de la flora con propiedades psicoactivas desconocidas para nosotros podría haber proporcionado los ingredientes necesarios para recetas alternativas que podrían haber sido utilizadas por los habitantes de San Pedro de Atacama". En consecuencia, la búsqueda de alcaloides en la flora nativa de San Pedro de Atacama debería proporcionar un equivalente moderno de lo que los pueblos prehispánicos podrían haber alcanzado a través de extensas experiencias siconáuticas (ensayos de prueba y error de extractos de plantas). 

Tabla 1. Aislamiento de alcaloides de la flora nativa de Chile por investigadores chilenos. Se cita sólo el trabajo más reciente de cada familia. Los géneros en negrita se sabe que contienen alcaloides psicoactivos.

Familia estudiada

Género estudiado

Referencia

Amaryllidaceae

Hippeastrum

Pacheco et al., 1982

Apocynaceae

Skytanthus

Adolphen et al., 1967

Asteraceae

Senecio

Reina et al., 1993

Atherospermataceae

Laurelia, Laureliopsis

Staerk et al., 2009

Berberidaceae

Berberis

Fajardo et al., 1996

Boraginaceae

Heliotropium

Reina et al., 1998

Cactaceae

Trichocereus

Cortés et al., 1972

Celastraceae

Maytenus

Alarcón et al., 1998

Eleocarpaceae

Aristotelia

Céspedes et al., 1992

Fabaceae

Prosopis, Sophora

Astudillo et al., 1999

Lauraceae

Cryptocarya

Urzúa et al., 1975

Loranthaceae

Tristerix

Cabezas et al., 2009

Lycopodiaceae

Lycopodium

Muñoz et al., 1990

Monimiaceae

Peumus

Urzúa & Torres, 1984

Rhamnaceae

Discaria, Colletia, Retanilla, Talguenea

Rivera et al., 1984

Rutaceae

Fagara, Pitavia

Torres et al., 1978

Solanaceae

Schizanthus, Fabiana, Latua, Nicotiana, Solanum, Vestia, Lycopersicon

Humam et al., 2007

 
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack
lida fx15 biber hapı biber hapı